La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

ARAGÓN

ADICAE exige que no se cargue a los consumidores con el rescate de la banca

El calendario de jornadas de debate acerca de la crisis, la reestructuración bancaria y los consumidores llega a Zaragoza, a la sede central de ADICAE, recogiendo la idea básica de las sesiones del resto de España. Ante un escenario de falta de liquidez y de "jungla” en el mercado financiero, la asociación vuelve a llamar a la defensa colectiva y organizada como herramienta básica para la defensa de los consumidores. Entre los ponentes y participantes, una idea: hay que mantener la vocación social de las entidades financieras frente a procesos como la absorción de Caja3 por parte de Ibercaja.

Medio centenar de participantes se citaron en la sede central de ADICAE, en Zaragoza, para debatir y plantear inquietudes y propuestas acerca de cómo el mercado bancario español, en reconversión, resulta lesivo para los intereses de los usuarios. Abogados, jueces, portavoces sindicales y políticos, han debatido acerca de lo que se está viendo hasta ahora de esta 'reestructuración', fundamentalmente una profundización en la tendencia de la banca en imponer condiciones abusivas para sus servicios, y trasladar a los usuarios el coste de su rescate.

En la mesa de apertura el director general de Consumo del Gobierno de Aragón, Sergio Larraga, defendía la fuerza de los consumidores como palanca fundamental para el progreso ciudadano. Larraga reivindica el papel de las asociaciones como ADICAE como mediadores fundamentales y como instrumentos de defensa jurídica en caso de conflicto. Por su parte, la vicepresidenta de AICAR-ADICAE, Ana Solanas, recuerda cómo la defensa colectiva y organizada de los consumidores impulsada por la asociación durante más de veinte años ha logrado y está logrando que se oiga la voz de los ciudadanos frente a los abusos de la banca.

Los ponentes atestiguan una fuerte tendencia a la bancarización de las antiguas cajas de ahorros, convertidas ahora en bancos o fundaciones bancarias de las que desaparece su obligación de tener obra social y reinversión territorial. “Estamos ante la misa del primer aniversario de la muerte de las cajas de ahorros”, señala Ignacio Quintana, catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Zaragoza, coincide con ADICAE al señalar cómo la bancarización de las cajas, muy anterior a la actual crisis, constituye “el principio de su fin”, un problema que, al final, no es de las cajas, sino de sus usuarios, que están pagando las consecuencias.

Cuatro desahucios diarios

El problema clave del sobreendeudamiento ha sido tratado por la mesa sobre hipotecas moderada por la responsable de la plataforma hipotecaria de ADICAE, Patricia Lezcano. Como conclusión, la necesidad de una nueva legislación que permita a los ciudadanos disponer de instrumentos parecidos a la suspensión de pagos empresarial. Y un dato escalofriante, entre cuatro y cinco desahucios diarios se registran solamente en Zaragoza capital. Francisco Yagüe, secretario de Cáritas en Zaragoza, habla directamente de un cambio mental, y social, que elimine la ambición desmedida como discurso cultural. “Tenemos que intentar vivir un poco más sencillamente, para evitar este discurso que nos ha llevado a la crisis”.

Un discurso, eso sí, llevado hasta el extremo por las entidades financieras, cuya sed de liquidez está generando el último de los grandes fraudes cometidos, el de las participaciones preferentes. Sobre productos de ahorro versaba la última mesa, en la que el técnico de ADICAE Paco Sanz y la profesora de Macroeconomía de la Universidad de Zaragoza, Montserrat Ponz, coincidían en una idea fundamental; los ciudadanos están rescatando a la banca. Directamente, a través de impuestos que van a rescates públicos. Y, directamente también, en base a comisiones, intereses abusivos, préstamos al consumo e hipotecarios con condiciones leoninas...

Y también en productos de inversión. Paco Sanz testiguaba cómo la normativa reguladora de las participaciones preferentes resultaba ser un plan perfecto para la capitalización bancaria a costa del consumidor.  Sanz confiesa que las preferentes suponen un producto de gran complejidad, que no debió haber sido comercializado entre pequeños ahorradores sin conocimientos previos. Sea como fuere, las preferentes y otros productos tóxicos como deuda subordinada han afectado a millones de pequeños ahorradores en su mayoría “clientes de las cajas de ahorros durante toda su vida, veinte o treinta años, que han abusado de su confianza”, denuncia Paco Sanz, quien recuerda que la fusión entre Ibercaja y Caja3 no debe repercutir en el consumidor.

La sesión de Zaragoza se enmarca como acto central de un calendario de jornadas de debate que está pasando por todas las comunidades autónomas españolas, y que finalizará con una jornada nacional, el próximo 12 de diciembre en Madrid, en la que se expondrán, se pondrán sobre la mesa, las principales conclusiones surgidas en toda España. El planteamiento seguirá siendo la defensa de los intereses de los usuarios, y la reivindicación de la acción colectiva, tanto social como jurídica, para frenar la tendencia al abuso de la banca.