La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

CANTABRIA

Cantabria se une a ADICAE para pedir más formación e información a los consumidores

Alrededor de una veintena de personas participaban en la jornada  'la situación de los consumidores Cántabros ante la restructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero', la cita autonómica organizada en Santander por ADICAE para debatir cómo la reestructuración del mercado financiero afecta y afectará a los usuarios en todas las comunidades autónomas. Una conclusión destacó sobre el resto; sin acción colectiva, el consumidor por sí solo tiene mucho que perder delante de la banca.

El Paraninfo de la Universidad de Cantabria fue el escenario elegido por ADICAE Cantabria para celebrar su jornada autonómica acerca de la crisis, la reestructuración bancaria y los consumidores cántabros. Una veintena de participantes intercambiaron impresiones con los ponentes, expertos vinculados a la abogacía, el consumo y la economía, entre los que se fue transmitiendo una idea fundamental; lustros de abusos y malas prácticas financieras han dado como resultado una brutal crisis económica y de sobreendeudamiento, que debió haberse previsto antes y cuya salida será difícil, y sólo sostenible desde parámetros de colaboración social y asociacionismo como el que defiende ADICAE en el ámbito del consumo bancario.

Así se manifestaba el portavoz de ADICAE en Cantabria, Alejandro San Millán, quien recordó la labor que viene realizando la plataforma hipotecaria de ADICAE en Santander, ahora centrada fundamentalmente en corregir en lo posible los problemas de sobreendeudamiento derivados de la crisis, y en prevenir nuevos problemas en el futuro. “Es necesario concienciar al consumidor de que cada vez que solicita un crédito, entra en un riesgo del que debe ser consciente”, decía San Millán, quien defendió la acción colectiva como instrumento no sólo de defensa colectiva, sino también de “información, formación y concienciación” clave para evitar problemas en el futuro. El abogado Juan Manuel Brun se manifestaba en similares términos.

Interesante estuvo el debate sobre medios de comunicación, moderado por Óscar Allende, del programa radiofónico “buenos días Cantabria”, programa de referencia en la radio en Cantabria en informativos y tertulia de actualidad económico-financiera. Allende señaló que desde los medios de comunicación se transmite la idea principal de que su cometido es contar los sucesos y contarlos bien, “si bien dado la gravedad de la situación económico-financiera en España, se hace necesaria una formación en estos ámbitos” por parte del periodista. Allende denunció el “sensacionalismo” con el que se tratan a veces estos temas, y destacó en el debate tras la mesa cómo la desaparición de las cajas de ahorro se ha politizado, con luchas de poder “entre medios de comunicación, accionistas y políticos”,

La ley existía, pero no se aplicó

El  vicedecano de Planificación y Asuntos Económicos de la Universidad de Cantabria, Carlos López, contaba cómo los abusos bancarios fueron consecuencia de la relajación de moral y costumbres en la banca. “Existe una buena regulación, pero ha fallado la aplicabilidad de la ley, así como los organismos de supervisión”, concluía el profesor, que recordó que la formación de los consumidores “es la mejor medida de protección frente a las malas prácticas bancarias, de tal modo que se genere un modelo de consumidor activo, como ciudadano activo”. La formación, opinaba López, debe hacerse desde la escuela primaria hasta la Universidad.

Ante esto, Ana María España, directora de Consumo de Cantabria, explicó qué es el sistema de arbitraje de Consumo y el proceso que debe seguir un ciudadano para solicitarlo. Frente a la acusación de falta de sanciones, dijo que las reclamaciones de consumo “son denuncias administrativas que dan lugar a una inspección de consumo, para determinar si cabe una sanción”, un fallo o laudo que excluye de la vía judicial y es anulable por la Audiencia Provincial por defecto de forma. La técnico está convencida de que el arbitraje para la resolución de conflictos en el ámbito financiero “sí es una vía alternativa real y efectiva si se desarrolla correctamente”, pero para ello es necesario promover que las entidades se adhieran, “al menos para conflictos menores”.

Por su parte, Saúl Fernández, de la Plataforma de afectados por las hipotecas, representante de la pah de Torrelavega, trató su charla sobre la historia del mercado hipotecario español, desde los años cincuenta hasta la actualidad, haciendo una comparativa histórica con datos estadísticos sobre los niveles de propiedad y alquiler de los consumidores, en relación a la media europea y su evolución. En este punto se destaca la cultura de” propiedad” existente en los consumidores españoles, destacando que el 83 % de los mismos en 2010 eran titulares de una hipoteca, frente al 15% que se registraba en el año 1950. De 1975 a 2000 se presupuestaron 14 millones de viviendas para construir en España. También destacó “la falta de ayudas al alquiler, subvenciones y medidas fiscales para favorecer el alquiler de vivienda, cuya media en Holanda para 2010 era de casi el 50 %”.  Cuestiones culturales, en fin, para contextualizar un problema que, según ADICAE, más que de cultura de propiedad entre los consumidores, es de cultura del abuso por parte de la banca.