La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

CASTILLA LEON

ADICAE Castilla-León promulga en Valladolid un consumo financiero responsable y ante todo crítico

“Tras la crisis debe surgir un consumidor más reflexivo, cauto e informado: Las entidades bancarias han demostrado sus miserias, por lo que a la hora de asesorarnos no son buenas consejeras”. Es la conclusión general, en palabras del coordinador de ADICAE Castilla-León, David Solís, surgida de la jornada autonómica sobre consumidores y reestructuración bancaria celebrada este pasado 4 de diciembre en la ciudad de Valladolid. La asociación renueva su compromiso con los castellanoleoneses para reivindicar la acción colectiva y organizada como herramienta clave en la defensa de sus intereses como usuarios de servicios bancarios.

Un total de 55 participantes, entre los cuales hubo representantes de asociaciones de vecinos, partidos políticos, representantes de consumo de Castilla y León, sindicatos, abogados y socios de ADICAE, debatieron en Valladolid en la jornada autonómica sobre consumidores y reconversión bancaria organizada por la delegación castellanoleonesa de la asociación. Entre los socios de ADICAE asistieron afectados por participaciones preferentes, Forum-Afinsa y afectados por hipotecas, una representación completa de todos los problemas que han venido generando las entidades bancarias en especial al hilo de la burbuja inmobiliaria y su posterior crisis.

Del encuentro, una filosofía, acumular deudas ha llevado a la sociedad a una situación insostenible y dramática. “Es necesario planificar nuestros gastos en relación a nuestros ingresos y apliquemos la máxima consumamos para vivir, no vivamos para consumir”. Y una batería de ideas expresada por los expertos asistentes, moderados por el coordinador de ADICAE en Castilla-León, David Solís. que resumía: “ la crisis que está viviendo y sufriendo el consumidor responde en gran medida a los abusos cometidos durante años por estas entidades financieras”.

Una crisis generada en la década 1997-2007, ejemplificada en un crecimiento del precio de la vivienda del 200%, y plasmada ahora en una espiral de sobreendeudamiento público y, sobre todo, privado, que podría haberse evitado si las entidades reguladoras y supervisoras, en especial CNVM y Banco de España, “no hubieran estado a otras cosas”, como expresaba el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Valladolid, Javier Gutiérrez. Ahora la corrección se está haciendo a la brava, a través de una reconversión bancaria que dejará en menos de diez una oferta de entidades que llegó a acercarse al medio centenar.

Todo esto irá en detrimento de la oferta de servicios, de la atención al usuario y, sobre todo, del coste de esos servicios y comisiones. Una situación que originará indefensión del usuario y que sólo podrá corregirse a través de la puesta en vigor de nuevas leyes crediticias y financieras. En esa línea se manifestaron el juez Ignacio Martín Verona y el abogado Francisco Llanos, que describieron cómo la concatenación de años de malas prácticas hipotecarias han generado una situación dramática e insostenible, solo corregible con “una nueva ley sobre endeudamiento”, para prevenirlo y actuar contra él, y la creación de una nueva cultura de la responsabilidad en el ahorro y la inversión. Hasta entonces, los jueves como Martín Verona aseguran que usarán todas las armas incluidas en el derecho español para “frenar los lanzamientos y evitar desahucios”.

Al borde del fraude en el ahorro

Según David Solís: “Hemos visto cómo el poco ahorro de las familias españolas ha sido tratado de forma instrumental y pasiva por las entidades financieras, con publicidad confusa (en ocasiones engañosa), contratos leoninos regados además con incumplimientos de la normativa europea MIFID que regula su comercialización, venta de productos complejos, enrevesados, tóxicos y, obviamente muy poco recomendables para un perfil de ahorrador popular”. Bajo estas ideas se habló sobre productos de ahorro y fraudes, personificado fundamentalmente en la estafa de las preferentes, pero con otros muchos ejemplos. Al hilo de esto, el abogado Miguel Ángel Andrés resumía que, en efecto, “los consumidores están rescatando a la banca” que, según sus datos, “ha elevado las comisiones un 37% desde el año 2007”.

Frente a esto, ADICAE dedica mucho trabajo a intentar conseguir soluciones con la negociación y el diálogo, “pero lamentablemente no tiene el éxito que deseamos”, confesaba David Solís, que recordó el acuerdo con Caixabank para dar solución a la cuestión de las participaciones preferentes y otros productos tóxicos comercializados por esta entidad, “pero no suele ser lo habitual.  Cuando esta actuación extrajudicial no llega a unos objetivos optamos por la vía judicial, pero como hemos visto resulta compleja, complicada y sobretodo muy lenta y no adaptada a la defensa colectiva en masa”, según el coordinador de ADICAE en Valladolid.

De la jornada se trasluce una idea clave, la acción y movilización del consumidor. “Tenemos de quitar falsos mitos de que con decisiones aisladas de compra o ahorro el consumidor puede mejorar las ofertas que nos hacen las grandes empresas”, finalizaba David Solís. “Ellas deciden qué y cómo se vende, disponen de las herramientas de marketing, imponen los contratos... Sólo seremos capaces de influir si lo hacemos de forma organizada: enfrentándonos colectivamente, apoyando a nuestras asociaciones y participando activamente en sus reivindicaciones y campañas de propuestas”, una reivindicación que ADICAE lleva hasta las máximas consecuencias con un objetivo, fomentar el asociacionismo de consumo”.