La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

COM. VALENCIANA

ADICAE Valencia clama por un nuevo tejido financiero basado en la ética y la responsabilidad

La jornada autonómica de ADICAE "los consumidores valencianos ante la reestructuración bancaria" ha convertido la capital del Turia en epicentro de la reivindicación social por una nueva banca socialmente responsable. En un territorio especialmente afectado por la mala gestión de bancos y cajas de ahorros vinculada a la burbuja y la crisis del ladrillo, los consumidores de Valencia exigen que se aproveche la reconversión del sector financiero levantino para crear un tejido bancario ético, sostenible, respetuoso con los usuarios.

Valencia.- "Banco de Valencia ha sido vendido por un euro. Es el último síntoma de la descomposición del sector bancario valenciano. Un drama", un grave problema que, sobre todo, se está llevando por delante los ahorros y el futuro de millones de ciudadanos valencianos que ven esfumarse su trabajo y sus perspectivas por años de mala praxis bancaria vinculada al hipertrofiado sector de la construcción. La coordinadora de ADICAE Valencia, Lorena García, recuerda hasta qué punto afecta a la ciudadanía una actividad bancaria sin control, y cuán necesario es poner en marcha un tejido de entidades socialmente responsables y éticas, que impida nuevos desastres y abusos.
 
Ante medio centenar de asistentes, en el Centro Cultural y Deportivo La Petxina de la capital levantina, juristas, economistas, técnicos de consumo y expertos entre los que estaba la delegación de ADICAE en Valencia debatieron este miércoles 28 de noviembre acerca de cómo la reconversión del sector bancario en Valencia y en España ha afectado, está afectando y seguirá afectando a los ciudadanos. La conclusión es clara y nítida. "Sin formación e información, sin cultura financiera, es imposible que podamos estar alerta ante los abusos bancarios", recordaba Lorena García, que reivindicó la función de ADICAE no sólo como defensora jurídica de los intereses de los consumidores en fraudes bancarios, sino también como aglutinadora social a través del asociacionismo y la acción colectiva.
 
El catedrático de Organización de Empresas de la Universitat de Valencia, Joan Ramon Sanchis, defendía asimismo esta labor de ADICAE como creadora de "consumidores socialmente responsables e informados en materia financiera". Sanchis es de la opinión de que la democracia participativa es clave no sólo para hacer política, sino también para hacer economía y una banca sostenible; por ello manifestó en las jornadas que es imprescindible "una banca alternativa, mano a mano con los movimientos sociales", porque el modelo de privatización de ganancias y socialización de pérdidas, que parece la filosofía de la legislación financiera actual, nos lleva al desastre, la pobreza y la exclusión.

Las cifras del descalabro

Las jornadas autonómicas de Madrid desvelaron que aproximadamente la mitad del crédito otorgado en España por los bancos entre 1990 y 2009 fueron a parar a la adquisición de activos relacionados con el sector inmobiliario, viviendas y residencias, pero también suelo, inmuebles no residenciales o bienes que han generado un agujero de muy difícil salida. Las cifras de las entidades bancarias valencianas todavía son más sangrantes, y se refirió a ellas Lorena García en su intervención; Caja de Ahorros del Mediterráneo prestó el 98% de sus créditos para activos inmobiliarios, el porcentaje en Banco de Valencia se acercaba al 70%, y en parecidas cifras se movió Bancaja durante esos años de boom del ladrillo.
 
Todo un lastre que ha destruido el hasta entonces importantísimo tejido bancario valenciano, con las consecuencias que ello está teniendo en los ciudadanos de esa Comunidad, fundamentalmente miles de millones de euros de dinero público para rescatar las entidades intervenidas. Javier Parra, de Esquerra Unida, lo glosó con bastante claridad a lo largo de la tarde de debate en La Petxina. "El sistema no ha fallado", opinaba, al respecto de que la crisis sea un error de los gestores. "La planificación económica y productiva, la gestión bancaria durante los años de boom se dirigía conscientemente a esto", a una maximización artificial de la oferta inmobiliaria a pesar de que lo probable sería un crack como el que estamos sufriendo.