La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

EUSKADI

Los consumidores vascos apuestan por la normativa autonómica propia en materia de defensa del consumidor

Unos setenta participantes tomaron buena nota y no dudaron en intervenir a lo largo de la jornada autonómica celebrada por ADICAE Euskadi en Bilbao, para tratar acerca de ‘Los consumidores vascos y la reestructuración financiera’. Ponentes expertos en derecho, economía y consumo, así como representantes políticos y sindicales pusieron sobre la mesa los problemas que afronta la ciudadanía por culpa de la crisis bancaria, en su doble vertiente de consumidores y contribuyentes.

“Con la sensación de que el tiempo resultó escaso”.  Debate intenso, fluido y repleto de contenidos el que se vivió el 5 de diciembre en el Salón de Actos de Bolunta, en Bilbao, sede de la jornada autonómica de ADICAE Euskadi sobre consumidores y reestructuración bancaria. Tanto es así que incluso se planteó con alguno de los ponentes la posibilidad de realizar talleres posteriores para poder desarrollar sus exposiciones, horas de debate y divulgación bajo la idea de que sólo la formación, la transparencia y la acción social colectiva tienen el poder de mejorar la vida de los consumidores.

En palabras de Sara Muñoz, técnico de ADICAE en Euskadi, es urgente “el análisis, la detección y la búsqueda de soluciones colectivas a través de la denuncia, la información y el diálogo, sobre los principales problemas de los usuarios financieros derivados de la reestructuración bancaria y en el contexto de crisis económica actual”. Para ello, se hace indispensable “informar y formar a los consumidores sobre sus derechos a la hora de contratar un producto financiero para contrarrestar los abusos con efectos negativos para las economías domésticas”.

Porque entre asistentes y ponentes cundió la sensación “de que nadie nos va a ayudar”. Hay  preocupación sobre la falta de adhesión de las entidades financieras al sistema arbitral de consumo, la falta de supervisión de CNMV y Banco de España, y el escaso nivel competencial que tiene el Instituto Vasco de Consumo en materia de consumo financiero. Se apuntó que resultaba paradójico que pese a ser una temática tan sensible como “los ahorros de una vida”, resultaran siempre ser el patito feo de las reclamaciones realizadas. “Nos movemos más para reclamar la factura de teléfono o la de la luz”, fue uno de los comentarios más habituales.

En este sentido, interesante fue el testimonio del profesor Julián Zapiain, que insistió en el “necesario papel protagonista de la administración autonómica para definir la dimensión adecuada de las cajas de ahorros de Euskadi, en base a los intereses generales, no a los de la propia entidad o sus ejecutivos”. Y glosó las potencialidades de la Ley 8/2012 de 17 de mayo del Consejo Económico y Social Vasco, como marco donde además de estar representadas las Cajas y Entidades Financieras, se contempla la presencia de representantes de organizaciones de consumidores.

Drama hipotecario y fraude al ahorro

Hasta entonces, hay que lidiar con los problemas actuales. Carlos Ballugera e Igor Prieto, registradores de la propiedad, analizaron desde un punto de vista técnico los procedimientos de ejecución hipotecaria y su “desembocadura” en lanzamientos- desahucios. Asimismo, se hizo hincapié en la existencia en las economías domésticas de clausulas abusivas en los préstamos hipotecarios (cláusulas suelo, contratos de cobertura de tipos, clips, swaps, etc.) pues “un porcentaje abultado de procedimientos que acaban en lanzamiento contenían cláusula abusiva”. Se analizó en último lugar la propuesta normativa de ADICAE, que prevé no sólo parar los desahucios, no sólo la dación en pago sino, sobre todo, mirar por que el “deudor de buena fe” pueda refinanciarse y mantener la propiedad de su inmueble.

Por su parte, Aitor Zurimendi, profesor de Derecho Mercantil de la Universidad del País, focalizó su exposición sobre aquellos productos a los que se ha dirigido la captación de ahorro de los pequeños inversores en los últimos tiempos. Se habló especialmente de la complejidad de las participaciones preferentes destinadas a inversores sofisticados, de la “legalidad del producto” pero de “la falta de moralidad y de profesionalidad a la hora de colocarlos a inversores minoristas”. Terminó su exposición hablando de la repercusión negativa sobre el consumidor a través de la aplicación de quitas que pueden oscilar entre un 30 y un 70% de la inversión.

Fueron los temas que mayor debate causaron entre los asistentes, e incluso entre los ponentes. Hubo una práctica unanimidad en torno al hecho de que los consumidores, en cuanto a la captación masiva de ahorro por parte de las economías domésticas, han rescatado a la banca, mucho antes de que lleguen inyecciones por parte de Europa. Los ponentes animaron a los afectados por este tipo de fraudes al ahorro a continuar con la reivindicación a pie de calle y sobre todo a acudir a la vía judicial, para conseguir la nulidad de los contratos y la devolución del 100% del capital invertido en su día.

Por todo ello, desde ADICAE se hizo hincapié en la situación especialmente  sensible que se está viviendo en gran parte de las economías domésticas como consecuencia de las malas prácticas de las entidades financieras. Por ello, tal y como describía Sara Muñoz, se hace absolutamente imprescindible “el acceso a una justicia para todos”, lo que resulta como una de las ventajas principales de las demandas colectivas, máxime en un contexto de crisis donde los recursos de las familias son más limitados.