La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

EXTREMADURA

ADICAE propone en Cáceres nuevas alternativas a la banca y el comercio tradicional

ADICAE celebró, el pasado 4 de Diciembre, la jornada 'Los consumidores extremeños ante la reestructuración bancaria', asistiendo unos 50 participantes en la Biblioteca de la Universidad de Extremadura, en Cáceres. Allí una representación de expertos, juristas, economistas, técnicos en consumo han debatido con los ciudadanos acerca de las consecuencias de la actual reestructuración bancaria en España, desde un punto de vista de búsqueda de alternativas y defensa de la defensa colectiva y organizada de los intereses de los consumidores extremeños, tal y como defiende ADICAE.

Abogados, juristas, economistas, portavoces sindicales y políticos, y un buen número de ciudadanos extremeños debatieron este martes en la Biblioteca universitaria de Cáceres acerca de reconversión de la banca española y cómo afecta a los usuarios de servicios bancarios en Extremadura. El encuentro recordaba cómo históricamente las entidades financieras imponen condiciones abusivas para sus servicios, y cómo ahora, en mitad de una crisis de deuda y falta de solvencia, trasladan a los usuarios el coste de su rescate, en dinero público y en sobreprecio por sus productos.

Un fraude continuado que mueve a muchos expertos a buscar alternativas que, directamente, eliminen la dependencia de los usuarios tanto de la banca como de multinacionales prestadoras de servicios. En esta línea se manifestaba en la primera ponencia el economista Rodrigo Jiménez, que señaló que “teniendo en cuenta cómo se encuentra el actual sistema financiero, hay que buscar alternativas solidarias que funcionen al margen de lo establecido hoy en día como podría ser la banca ética o la potenciación del comercio local creciendo desde abajo”.

Ahondando en el tema, la segunda ponencia hablaba precisamente acerca de la banca ética, qué filosofía ha de tener y qué entidades juegan en esa división. Su objetivo, prestar dinero o dar servicio a determinadas personas “que no solo tienen una dificultad económica propia, sino también a personas que se inician a llevar a cabo una determinada actividad laboral y no disponen de los recursos económicos necesarios”. Hay un ejemplo, la Cooperativa de Crédito Banca Ética (FIARE), “cuyos principios de economía solidaria son Igualdad, Empleo, Medioambiente, Cooperación, sin carácter lucrativo y compromiso con el entorno” muy en la línea de lo que defiende ADICAE.

Consumo histórico y futuro

La tercera ponencia, finalmente, supuso un interesante recorrido por la cultura del consumo masivo, desde un punto de vista de falta de lógica económica denunciada por el profesor Alfonso Pinilla. “El consumo nace como solución a la crisis de 1929”, debida a un factor muy similar a la actual crisis, “que se producía mas de lo que se podía consumir, en cuanto que solo un sector mínimo de la población vivía por encima de sus necesidades”.

A partir de esa crisis, cuenta Pinilla, se fomenta la potenciación de consumo lo que dará lugar al Estado de Bienestar con necesidades psicológicas “de forma que nos convierten en pilas de consumo regular para consumir necesidades psicológicas producidas de forma masiva”.  El Estado de Bienestar, opina el profesor Pinilla, “está basado en el elemento del consumo. El Estado subvenciona las prestaciones públicas con el fin de mantener el nivel de consumo de la población y se produzca más”. El círculo, sin embargo, se ha roto, de tal manera que ni siquiera la subvención de prestaciones públicas garantiza cierta capacidad de consumo, lo cual ha generado un sobreendeudamiento de consecuencias dramáticas.

La sesión cacereña de ADICAE sirvió para seguir reivindicando cambios sociales, legales y jurídicos que permitan luchar contra estas ilógicas económicas, y generen una cultura del consumo responsable que evite abusos y permita dignos niveles de vida. La asociación cree que ayudará a este objetivo la promulgación de nuevas leyes hipotecarias con mejor acceso a la vivienda, leyes de sobreendeudamiento familiar que eviten que un ciudadano pueda endeudarse de por vida, y una mejor supervisión a la banca, con prácticas correctas por parte de las entidades financieras, como correas de transmisión de riqueza a largo plazo, no con mentalidad cortoplacista.