La fuerza de los consumidores para impulsar cambios en el sistema financiero

La situación de los consumidores ante la reestructuración bancaria y los problemas en el ámbito financiero

LAS PALMAS

Los consumidores canarios apuestan por la equidad entre consumidores y entidades financieras

La jornada autonómica sobre los consumidores canarios y la reestructuración bancaria juntaba el pasado miércoles 5 de diciembre a cerca de medio centenar de personas, en el Centro de Emprendedores de Las Palmas. Allí se juntaron socios de Adicae en su mayoría, socios de otras organizaciones que colaboraron con las ponencias (ATTAC y Stop Desahucios), representantes de la Oficina de Información al Consumidor de Las Palmas y, en fin, expertos en economía y derecho para debatir acerca de la reconversión de la banca española y sus efectos sobre la ciudadanía.

Dos partes, diferenciadas, interesantes, y con una participación comprometida y de alto nivel. El desarrollo de la jornada autonómica sobre 'Los consumidores canarios y la reestructuración bancaria' en España atrajo a decenas de participantes al Centro de Emprendedores de Las Palmas. Un lugar estratégico en el que se debatió con pasión sobre los problemas surgidos entre los usuarios con las malas prácticas bancarias tanto en productos de ahorro como en créditos, especialmente hipotecarios, y se puso sobre la mesa el desequilibrio entre ciudadanos y poderes políticos y financieros.

Al hilo de esta reflexión, el responsable de ADICAE en Canarias, Manuel Fajardo, lanzaba la necesidad de reequilibrar, de “apostar por la equidad y la justicia” en las relaciones entre consumidores y entidades bancarias, como modelo de sostenibilidad del sector de cara al futuro. “Es indispensable dar forma a un movimiento consumerista más reivindicativo y consciente de su poder y que materialice un sistema más equilibrado en las relaciones entre consumidores y empresas”, señalaba Fajardo, recordando cómo décadas de mala praxis financiera han traído una crisis económica “y de valores” muy profunda y de difícil salida.

ADICAE y la Plataforma de Afectados Hipotecarios se unieron en la primera ponencia de la tarde, para hablar de las “insuficiencias” del Real Decreto del Gobierno que establece dos años de moratoria para el desahucio de los afectados por impagos hipotecarios. La conclusión es clara, y se parece mucho a la que deriva de la aplicación del Código de Buenas Prácticas bancarias: “no basta, no da soluciones”, en palabras de la abogada Isabel Saavedra. El objetivo debería ser, por orden, el mantenimiento de la propiedad del inmueble, y una legislación que prevenga el sobreendeudamiento, regule la dación en pago y evite que queden deudas de por vida.

En defensa de la banca pública

La jornada tuvo un marcado acento económico con la participación de Juan Espino y Francisco Morote, miembros de ATTAC Canarias. Esta entidad, conocida por proponer un nuevo modelo de fiscalidad que apueste por la progresividad y la imposición de las transacciones financieras, apuesta firmemente por el control estatal de los sectores económicos estratégicos, entre ellos la banca. Y así lo defendieron los dos activistas de ATTAC, que consideran que la banca pública “debe estar presente también dentro de la oferta financiera tras la reconversión del sector”. Su objetivo, evidentemente, sería diferente, no sólo ganar dinero, sino también y, sobre todo, ayudar a la financiación y el bienestar de los ciudadanos.